Museo del Traje

Museo del Traje
Ministerio de Educación, Cultura y Deporte Museo del Traje portal de la transparencia
Museo del Traje
Museo del Traje

La vitrina "Tesoros del pasado" exhibe a partir del día 20 de marzo de 2007, y hasta el 16 de septiembre, una muestra de calzados, femeninos y masculinos, que abarcan cronológicamente desde el siglo XII hasta el XVII y cuya procedencia nos remite a diferentes puntos de la geografía nacional e internacional. Cada una de estas piezas puede ser considerada como un tesoro, teniendo en cuenta que son piezas únicas en su género.

Dentro de la historia de la indumentaria, el calzado ocupa un lugar importante como elemento que viste una parte del cuerpo y desempeña una doble función: utilitaria, ya que responde al instinto del ser humano de protegerse, y decorativa, puesto que la dimensión estética y ornamental siempre ha sido contemplada.

Podemos decir que la historia del calzado se inicia al tiempo que la historia del vestido. Pinturas rupestres encontradas en nuestro país, con 15.000 años de antigüedad, muestran ya a seres humanos con los pies envueltos en pieles o cueros de animales, y las grandes civilizaciones que se desarrollaron en Mesopotamia y Egipto tenían ya formados los tres tipos esenciales de calzado: zapatos, botas y sandalias. En cualquiera de sus tres versiones, el calzado siempre se ha mostrado como un fiel aliado del vestido que acompaña, y se ha sometido igualmente a los dictados de la moda, a los gustos estéticos de una época y a la labor de construir la identidad de un estilo.

En muchísimas ocasiones el calzado ha transcendido su función utilitaria para convertirse en objeto de belleza, cargado de una complicada simbología, como es el caso de los chapines. Este calzado femenino, cuyos orígenes probablemente haya que buscarlos en los zapatos altos de Oriente, que llegarían a España con los árabes, pasó a convertirse en el calzado más genuinamente español, y su uso, obligatorio en el traje de corte, posteriormente estuvo asociado a la ceremonia nupcial. De alrededor de 1312 tenemos las primeras referencias documentales de que las mujeres españolas usaban ya los altos chapines de suelas de corcho, aunque los pertenecientes a doña Teresa Petri avalan su uso con anterioridad a esta fecha.

Los otros zapatos que se exhiben son masculinos, desde el siglo XIII, el más antiguo, hasta modelos de los siglos XVI y XVII. De este último siglo son dos los tipos que se exhiben, uno español y otro francés, y en ellos se evidencian las diferencias conceptuales y estéticas entre ambos países a la hora de confeccionar sus zapatos. Respecto a los españoles, que prescindieron del tacón, hay que resaltar la observación de Antonio Brunel en su viaje por España en 1655: “sus zapatos son de la forma del pie, y para los elegantes son muy estrechos de suela y empeine; un pie pequeño y una gruesa pantorrilla son tan estimados que los Galanes se sujetan el pie con cintas para hacerlo parecer más pequeño y sufren por ello gran martirio.”



© Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Facebook Twitter Titulares RSS disponibles Museo del Traje Logo WAI Doble AA